LOS VEHÍCULOS ELÉCTRICOS REDUCEN EL ESTRÉS AL VOLANTE

Ansty, Coventry, mayo de 2018

  • Un estudio de LEVC (London EV Company) muestra que los vehículos eléctricos no solo reducen los costes de combustible de los conductores y ayudan a mejorar la calidad del aire, sino que también pueden reducir el estrés al volante.
  • Por primera vez, se controló la actividad cerebral de los taxistas en taxis eléctricos y en taxis diésel en una prueba científica
  • Se descubrió que los conductores del nuevo taxi eléctrico (TX) estaban más concentrados, más tranquilos y más felices en comparación con los de modelos diésel
  • Reducir el estrés es un enfoque clave de la Semana de Concienciación sobre la Salud Mental (14-20 de mayo), organizada por la Mental Health Foundation
  • A medida que las ciudades otorgan una importancia cada vez mayor a los vehículos comerciales capaces de producir emisiones cero para mejorar la calidad del aire urbano, el estudio de LEVC demuestra que además tiene beneficios potencialmente positivos en la salud mental de todos los conductores profesionales 

Un nuevo estudio realizado por LEVC ha demostrado que el entorno de conducción más silencioso de un vehículo de propulsión eléctrica puede tener importantes beneficios para la salud mental. El trabajo, en conjunto con académicos de la Universidad de York, se ha publicado durante la Semana de Concienciación sobre la Salud Mental (14-20 de mayo) que se centra en el estrés y la reducción del estrés, y muestra que pasar de conducir vehículos diésel a vehículos eléctricos mejora el bienestar mental en conductores de vehículos comerciales. 

Por primera vez en el mundo, LEVC encargó un experimento para monitorear la actividad mental, entre una serie de otros factores físicos, de los conductores tanto en el nuevo taxi eléctrico como en el modelo diésel anterior para averiguar si la silenciosa cabina del vehículo eléctrico de última generación tuvo un efecto en el bienestar de los taxistas. 

La prueba fue diseñada y ejecutada por el experto en acústica, el Dr. Duncan Williams de la Universidad de York, y se llevó a cabo en el centro de Londres con cuatro taxistas profesionales que tomaron el volante de ambos vehículos y realizaron una serie de pruebas de conducción. 

En la cabeza de cada conductor se colocó un electroencefalograma, a menudo denominado "gorro cerebral". Los electrodos dentro del capuchón monitoreaban la actividad cerebral a lo largo de una ruta establecida a través de la capital, lo que brindaba una visión nunca antes vista de los diferentes estados mentales entre los conductores de vehículos eléctricos y diésel. También se tomaron lecturas de frecuencia cardíaca y audio. 

Conduciendo el taxi eléctrico, se encontró que los taxistas estaban:

Más concentrados que al conducir un vehículo diésel

  • Los conductores registraron niveles más altos de actividad de ondas cerebrales beta en el vehículo eléctrico, lo que indica niveles más altos de concentración activa. En resumen, mientras conducían el taxi eléctrico, los conductores se sentían liberados al seguir conduciendo
  • Esto era particularmente notable cuando los vehículos esperaban en los semáforos, una situación común para el taxista de Londres.

Más tranquilo que cuando conducía un vehículo diésel.

  • El ritmo cardíaco era significativamente menos variable en el taxi eléctrico que en el taxi diésel, lo que indica una mayor tranquilidad mental
  • El taxi eléctrico era un entorno de trabajo menos ruidoso para los conductores con alrededor de 5 dB menos de amplitud general y un rango dinámico aumentado en comparación con las grabaciones del taxi diésel.

Más felices que conduciendo el vehículo diésel

  • Los datos adicionales de la encuesta a los conductores mostraron que la mayor mejora con respecto al taxi diésel reportada por los conductores fue una mayor felicidad
  • Seguido por una reducción del estrés y menos distracciones en el taxi eléctrico

Todos los conductores que participaron en el estudio ya habían recorrido muchos quilómetros en el taxi eléctrico TX y estaban familiarizados con sus controles y comportamiento de conducción.

timeline - levc

El Dr. Duncan Williams dijo:

«Este estudio resultó sumamente interesante. Todos los conductores informaron estar más tranquilos, menos estresados y más felices en el taxi eléctrico que en el antiguo modelo diésel. Tradicionalmente, esos sentimientos se relacionan con más ondas cerebrales alfa, que son un buen indicador de relajación. Pero cuando miramos los datos, los conductores mostraron más ondas cerebrales beta, un indicador de actividad mental y atención. 

¿Qué significa esto? Bueno, el estudio sugiere que el entorno de conducción más silencioso permitió a los taxistas estar en un estado mental más concentrado. En otras palabras, al eliminar el ruidoso estruendo del motor diésel, tal vez se liberen para continuar con la conducción de una manera más concentrada pero tranquila. Es un resultado fascinante y, dado el paso hacia los vehículos comerciales eléctricos, muestra que hay más beneficios en el uso de vehículos eléctricos de lo que pensábamos anteriormente.» 

El nuevo TX está impulsado por la tecnología eCity de LEVC que comprende un tren motriz eléctrico avanzado con un pequeño generador de gasolina de respaldo, que brinda un alcance de hasta 600 quilómetros, incluidos 128 quilómetros con cero emisiones, lo que ayuda a mejorar la calidad del aire urbano para todos los londinenses. 

El TX revoluciona la experiencia del pasajero con más espacio, seis asientos para pasajeros, acceso para sillas de ruedas orientado hacia adelante, tomas de corriente para ordenadores portátiles, puertos USB, wifi a bordo, un techo panorámico y sistemas de seguridad activa y pasiva que lo convierten en el taxi más avanzado del mundo. 

A diferencia del modelo anterior, el sistema de filtros múltiples del vehículo funciona para eliminar gases y partículas del aire entrante. Además, un sensor de calidad del aire incorporado también cierra automáticamente la entrada de aire externa si detecta niveles elevados de contaminación en el aire exterior, lo que protege a los pasajeros y al conductor del aire de la capital, a menudo de mala calidad. 

Los sistemas de seguridad activa y pasiva de primera categoría ayudan a proteger tanto al vehículo como a otros usuarios de la carretera. Estos incluyen advertencias de colisión frontal, frenado de emergencia autónomo y asistencia de frenado de emergencia, mientras que el TX combina una carrocería de aluminio rígido extremadamente resistente con protección contra choques según los más altos estándares internacionales, lo que refuerza entre el gremio la reputación de seguridad de los taxis negros. 

Con el respaldo de una inversión de 371 millones de euros, LEVC, una subsidiaria de propiedad total de Geely, tiene la única ambición de ser el proveedor de vehículos comerciales urbanos que elijan las ciudades de todo el mundo. Su estrategia de vehículos comerciales verá al nuevo TX en el mercado en primer lugar, seguido de una furgoneta comercial ligera eléctrica.